Emprendimiento

5 Claves a la hora de Internacionalizar tu Negocio Digital

5 Claves a la hora de Internacionalizar tu Negocio Digital

¿Podrías vender más si internacionalizas tu negocio digital?¿Qué tienes que hacer en tu web para que tu negocio produzca resultados más allá de nuestras fronteras? Llega un momento en la vida de un negocio en el que descubres que quizá puedas vender SEO Internacionalfuera de tu país. Si tienes esa impresión seguro que ya has llevado a cabo algún estudio sobre tu mercado en el exterior y sobre cómo debes afrontar el reto con sus múltiples componentes (marketing, logística, recursos humanos, etc.). En este post, queremos trasladarte nuestra experiencia y ofrecerte consejos sobre varios aspectos que deben tenerse en cuenta a la hora de adaptar o diseñar tu presencia en la Red para afrontar una internacionalización de tu negocio digital (o tu presencia digital) sin olvidar nada. Recuerda que si lo necesitas, siempre podemos ayudarte a vender por todo el mundo.

Vamos allá con las 5 recomendaciones:

1 – Mercados, Competencia y KeyWords

Es muy posible que ya hayas elegido a qué mercados acercarte, aunque no debe sorprenderte que muchos negocios digitales no piensan en este pequeño detalle y se limitan a colgar una web traducida a varios idiomas sin más. Como puedes imaginar, este enfoque no es el más adecuado. Debes decidir con bases sólidas, a qué mercados te quieres dirigir. Si luego llega negocio de otros, pues bienvenido sea (y si es mucho negocio de un lugar inesperado, significa que debemos estar allí). Estudia los mercados por países. Investiga tu competencia en cada país, en alguno de ellos es posible que no haya mucha, en otros quizá demasiada, o quizá descubras que en algún mercado, las cosas se hacen de forma distinta y tengas que adaptarte. Estudia las KeyWords locales, los volúmenes de búsquedas (si son muy bajos en algún mercado quizá no interesa enfocarse allí, o quizá necesites aplicar otra estrategia).

2 – Estrategia de Dominios

Dominios para internacionalizar tu negocioEste es un gran dilema a la hora de internacionalizar tu negocio digital… ¿Usamos un solo dominio TLD (Top Level Domain) genérico o usamos dominios ccTLD (Country Code TLDs)? Es decir, ¿usamos un dominio.com o dominio.net, etc… o utilizamos un dominio para cada mercado/país del estilo dominio.es, dominio.fr, dominio.co.uk? Creemos que no existe una respuesta correcta. Se puede hacer de una u otra forma, o incluso de forma mixta. Lo importante es saber qué implica cada una:

Dominio.es, dominio.fr, dominio.co.uk: tendremos tantos sites independientes como dominos y mercados, muy focalizados en cada mercado local por los buscadores y con Page Authorities y Domain Authority distintos.

Dominio.com: con este formato estará todo mezclado en un solo site, para bien y para mal.

Es un buen enfoque si no quieres dirigirte a países concretos y sólo quieres enfocarte en el idioma del visitante a tu web, de esa forma si tienes, por ejemplo, 3 idiomas, cada url deberá figurar por triplicado, una para cada idioma (sin importar dónde se encuentra el visitante).

También se puede separar varios sites o tiendas dentro del mismo dominio para que cada una sea considerada por Google como un site local de un país concreto (a través del registro en Google WebMaster Tools, como se verá en otro punto, mediante el uso de directorios o subdominios), pero si haces esto, en cada uno de esos directorios, tendrás la misma estructura de urls multiplicada por el número de idiomas que tengas. Esto puede complicar bastante la gestión y mantenimiento del site.

Esto es:

Mi negocio en España:         dominio.com/es

Además, cada url tendrá tantas versiones como idiomas tengamos en nuestra web, así:

dominio.com/es/es-es/quienes-somos (español en España)

dominio.com/es/en-es/about-us (inglés en España)

Y lo mismo para la tienda dirigida a Reino Unido

Mi negocio en UK:                 dominio.com/uk

dominio.com/uk/en-gb/about-us (inglés en UK)

dominio.com/uk/es-gb/quienes-somos (español en UK)

3 – Subdominios o directorios

Existen multitud de artículos sobre este dilema. De forma simplificada se puede afirmar que un subdominio es como un dominio distinto a efectos SEO. Es decir, usando subdominios, el Domain Authority no es el mismo el de uno y otro en este ejemplo:

españa.dominio.com

francia.dominio.com

se comportarán a efectos SEO como dos dominios completamente independientes.

Si embargo, si utilizamos directorios, el Domain Authority será el mismo en uno y otro. Será único:

dominio.com/espana

dominio.com/francia

En cualquiera de los dos casos, pueden registrarse por separado, como sites independientes, en Google WerMaster Tools mediante “country targeting”, lo que ayudará a su posicionamiento en cada uno de los países donde se opere, si es que así lo deseamos.

Sus ventajas e inconvenientes se centran en esa diferencia de comportamiento:

-       Un solo dominio usando directorios

-       Múltiples dominios usando subdominios

El segundo caso, es muy similar a utilizar ccTLDs (.es, .fr, etc.) salvo que no es necesario registrar todos ellos, y nos bastaría sólo con uno (normalmente TLD genérico).

En un negocio local o con un site en un solo idioma, a efectos SEO se recomienda sin duda usar directorios.

El dilema surge a la hora de internacionalizar el negocio. La solución puede ser tan sencilla como dependiente de dónde partimos:

Si nuestro negocio es dominio.es, parece lógico que sigamos con esa filosofía en cada país y optemos por dominios ccTLD y no tengamos que elegir entre subdominios o carpetas.

Si el dominio de tu negocio digital parte de un TLD genérico como dominio.com, y aunque podríamos también seguir por la vía ccTLD no parece lo más lógico y tenemos que decidir entre subdominios o directorios. En este caso, por razones SEO elegiríamos directorios bien configurados y registrados de forma independiente en Google WebMaster Tools, creando su “country targeting” adecuado para cada directorio.

4 – Traducción del Contenido

Internacionaliza tu negocio digitalComo parece obvio señalar, se deben traducir los textos de nuestro site antes de salir al exterior con nuestro negocio. Para ello lo ideal es realizar un estudio de keywords en cada mercado, y descubrir cómo se buscan nuestros productos o servicios en cada uno de ellos.

También se debe traducir el contenido de tags y metatags (Title, Metadescription, Headings, etc…)

Lo ideal para hacer las traducciones es que las lleven a cabo especialistas SEO de cada país o que dominen cada idioma. No bastaría con contratar una simple traducción.

Si tu web está basada en WordPress, existe un interesante plugin lamado WPML (Word Press Multi Language) que permite convertir un site en un idioma en uno multi-idioma de verdad, especialmente a efectos SEO y de gestión del site (páginas, posts, etc.). Antes de instalarlo debe consultarse con los autores de la plantilla si ésta es compatible con WPML. Es un plugin de pago pero ralmente merece la pena.

Una última recomendación sobre esto: no utilizar nunca gestores de contenidos que generen las traducciones de forma dinámica, pues es muy posible que su contenido no se indexe en los buscadores.

5 – Etiquetas hreflang

Si tu sitio es WordPress y utilizas WPML para convertir tu sitio web en multilingüe, no debes preocuparte por este aspecto, ya que el plugin generará todo el código necesario, pero si tu site en un solo idioma es HTML, deberás asegurarte de que el nuevo código incorpora las etiquetas hreflang necesarias.

¿Qué son?¿Para qué sirven las etiquetas hreflang?

Son un tipo de etiqueta HTML que se incorporan normalmente en el <head> del código y que le indica a los buscadores (sobre todo a Google como su creador), en qué idioma está escrita cada página para ofrecer esa versión de la página a quienes buscan en ese idioma. Opcionalmente se puede indicar también en qué país debe servirse ese contenido. Es decir, se puede tener una página en español para España y otra en Español para Mexico o para Reino Unido (si por ejemplo, los productos que vendemos en Reino Unido son diferentes de los de otras ubicaciones).

¿Cómo se usan? A continuación se detalla un ejemplo de uso para una página de un sitio que utiliza dominio TDL genérico y directorios dirigido a tres idiomas, español, inglés y francés:

<link rel=”alternate” href=”http://dominio.com/quienes-somos” hreflang=”es” />
<link rel=”alternate” href=”http://dominio.com/en/about-us” hreflang=”en” />
<link rel=”alternate” href=”http://dominio.com/fr/qui-sommes-nous” hreflang=”fr” />

Si además de esto, queremos especificar distintas versiones para distintos países puede hacerse así:

En este caso añadimos un directorio para la versión de español en México y otro para la versión de inglés en Francia:

<link rel=”alternate” href=”http://dominio.com/es/es-es/quienes-somos” hreflang=”es-es” />
<link rel=”alternate” href=”http://dominio.com/mx/es-mx/quienes-somos” hreflang=”es-mx” />
<link rel=”alternate” href=”http://dominio.com/uk/en-gb/about-us” hreflang=”en-gb” />
<link rel=”alternate” href=”http://dominio.com/fr/fr-fr/sommes-nous” hreflang=”fr-fr” />
<link rel=”alternate” href=”http://dominio.com/fr/en-fr/about-us” hreflang=”en-fr” />

Lo que se ha de registrar de forma independiente en Gogle WebMaster Tools con su “country targetting” son las partes en negrita de las urls.

Lo más importante es diseñar una estructura de carpetas ordenada y flexible, para poder ir adaptándola a nuestras necesidades.

Una última recomendación: nunca redirijas el tráfico en función de la ubicación geográfica de la IP del visitante ni del idioma de su navegador… quizá está buscando otra cosa. Déjale elegir lo que quiere ver. Esto podría crear problemas de usabilidad con el usuario y también de indexación con los navegadores.

Conclusión

Salir al exterior es una decisión que siempre es difícil, pero que también siempre es buena señal para nuestro negocio y puede hacerse de forma que los riesgos sean controlados. Si te decides a hacerlo, ¡ánimo! Son muchas cosas las que habrás de tener en cuenta y nosotros podemos ayudarte a tomar algunas decisiones sobre la forma de hacerlo, tanto en la estrategia a seguir como en los aspectos más técnicos del proceso. ¡Suerte!

SEM – Algo más que Publicidad en Internet

SEM – Algo más que Publicidad en Internet

El SEM (Search Engine Marketing) es sin duda una herramienta de marketing digital utilizable por todo tipo de negocios (grandes y pequeños, startups o negocios consolidados, PYMEs o grandes empresas, e incluso autónomos) para promocionar, de forma rentable y absolutamente controlada, sus productos, negocios y marcas. Es por esto muy importante para todo responsable de cualquier negocio conocer qué es SEM.

Formalmente, el SEM incluye al menos dos disciplinas:

- SEO (Search Engine Optimization), que se centra en conseguir la mejor posicionamiento web en los resultados orgánicos de las búsquedas.

- SEA (Search Engine Advertising), que aprovecha la inserción de anuncios de pago en varios formatos (CPC, CPA-Adquisición, CPL-Lead, CPM…).

A pesar de ello, SEM es como se suele denominar únicamente a la parte SEA, promoción de pago en buscadores como Google, formato de publicidad en Internet, en contraposición al SEO, si bien ambas están tremendamente relacionadas y lo ideal es que vayan siempre de la mano, formando normalmente parte de la misma estrategia y persiguiendo el mismo objetivo por caminos de naturaleza muy diferente, así como de tiempos de respuesta para la obtención de resultados. Algo que es muy importante saber es que de la estrategia SEO se obtienen resultados a medio-largo plazo, de la estrategia SEM pueden obtenerse resultados de forma inmediata, desde el mismo momento que se publique la campaña.

La herramienta más utilizada y popular se llama Google AdWords, siendo estos anuncios los que vemos en las páginas de resultados de búsquedas (SERPs – Search Engine Results Pages) en Google en la parte superior (2 o 3 anuncios) así como en la parte derecha.

Posicionamiento SEM

La gran ventaja de este elemento del marketing digital es que podemos hacer que nuestros anuncios aparezcan únicamente cuando un potencial cliente está buscando nuestro producto o algo relacionado, siendo posible limitar estas impresiones en pantalla a ciertos días, horas, dispositivos (sobremesa, móvil…), ubicaciones físicas de quien está buscando (incluso cuando quien busca lo hace desde un móvil…), países, ciudades…

La base del funcionamiento del sistema es sencilla, los intríngulis no… El sistema se basa en tres elementos principales para definir la ubicación final de los anuncios:

  • Palabras Clave (KeyWords o KW): son las palabras o conjunto de ellas en las que nosotros creemos que debe aparecer el anuncio.
  • La Puja (CPC máximo): Cada KW lleva asociada una puja o CPC máximo (Coste por Click) que le dice al sistema cuánto estamos dispuestos a pagar como máximo por cada vez que un potencial cliente hace click en nuestro anuncio (lanzado por esa KW) y es llevado a nuestra página.
  • El Factor de Calidad del anuncio (Quality Score – QS): atrás quedaron los tiempos en los que se conseguía la primera posición sólo pujando más. Google no quiere en primeras posiciones anuncios irrelevantes para quien busca, aunque el anunciante pague más por ello porque eso iría contra su propia razón de ser. Google quiere que el anuncio de la posición 1 sea el más relevante para quien busca. Ahora es posible aparecer en el puesto 1 y ser a la vez quien ha ofrecido un menor CPC máximo de todos los AdWords de la página por esa palabra clave.

Si a lo anterior se añade la gran capacidad de trazabilidad y analítica de los resultados, podemos afirmar sin duda que TODO negocio debería invertir en esta plataforma y dedicar un mínimo presupuesto a conocer si es posible conseguir desarrollar una estrategia rentable o no. Esto dependerá de su sector y su negocio, sus márgenes, etc. Únicamente es necesario que el negocio disponga de un sitio web al que dirigir a los clientes potenciales que han hecho click en nuestro anuncio. Si se le dedican los suficientes recursos y tiempo podemos llegar a generar un círculo virtuoso, en el que al aumentar el presupuesto dedicado, obtendremos más clientes y por tanto más ingresos que nos permitan invertir más en el canal… y así sucesivamente mientras que, como digo, lo permita el mercado concreto. Ese debe ser siempre el objetivo principal.

Para llevar esto a cabo, lo normal es, según el volumen de actividad de marketing del negocio en GoogleAdWords, contratar a una persona con experiencia e incorporarla a la plantilla, o bien subcontratar la “gestión” de la cuenta a una agencia externa. Digo “gestión” con comillas porque es así como se suele denominar este servicio en el mercado. Sin embargo, quienes lo realizan de manera óptima y quienes lo han intentado hacer por su cuenta, saben que este servicio va mucho más allá de una simple “gestión”: desde la definición de los objetivos iniciales, el desarrollo estratégico según KW y otras particularidades del negocio, pasando por la recogida y análisis de datos de resultados, y la necesaria realimentación en las propias keywords, en la redacción de anuncios y en las pujas, dista mucho de ser una simple “gestión”. En cualquiera de los dos casos, es muy importante conocer muy bien el negocio que estamos promocionando y sus más recónditos detalles (por ejemplo, conocer cuándo suben las búsquedas de jardineros debido a la estacionalidad de un parásito en nuestra zona de operaciones). Configurar y optimizar una cuenta SEM de AdWords no consiste únicamente en elegir las palabras clave por las que queremos aparecer, fijar las pujas y redactar los anuncios, como ya hemos afirmado… Estrategia SEMEl proceso es algo más complejo, y por ello, sobre todo al inicio de nuestra actividad en AdWords hay que pensar muy bien los pasos que damos porque la configuración inicial de la cuenta es muy importante y aunque casi todo puede cambiarse posteriormente, lo que un profesional hará será realizar un estudio de keywords y posteriormente configurar las campañas y grupos de anuncios con una base lógica en función de los resultados de ese estudio.

Y… ¿Cuánto cuesta mantener una estrategia SEM en Google Adwords?… o mejor dicho: ¿Cuánto es lo mínimo que es necesario invertir?

Pues esta es otra de las enormes ventajas de este elemento del marketing digital: a efectos de campaña, podemos dedicar la cantidad que queramos al día, por ejemplo. Si la cantidad se consume se dejan de publicar los anuncios. De esta manera, sabemos si en nuestra campaña SEM dedicamos 5€ al día, nunca vamos a gastar más de 150€ al mes. Por eso, el SEM es ideal para probar. El riesgo está controlado. ¿Y cuánto puede costarnos cada click? Pues esto dependerá de varias cosas, pero puede ir desde 5¢ hasta 50 o 100€ por click. El primer factor y más importante del que depende esto es del mercado concreto de que se trate: ningún negocio pagaría 100€ por un click si su ticket medio es de 20€ por ejemplo. Es más, si su ticket medio es de 20€, este negocio no debería pagar más de 40¢, ya que una tasa normal de conversión on-site (compras/visitas) puede ser del 2%. Esto es sólo un ejemplo, y sería un razonamiento válido si esos clientes no volviesen más a comprar en nuestro site. Pero si hacemos bien las cosas en nuestro sitio web (o en nuestro negocio offline), esa tasa será mayor, y esos clientes volverán, por lo que quizá se pueda pujar más de 40¢ por click y obtener retornos de la inversión (ROIs) positivos, lo que siempre es el objetivo final.

Espero que si te preguntabas qué es el SEM, tengas ahora una idea general del potencial que puede ofrecer este formato de publicidad en Internet.

Si tienes un negocio y un sitio web, no dudes y empieza a invertir en AdWords. Casi todas las personas certificadas por Google para AdWords así como las agencias Partners de Google suelen disponer de códigos de 120€ en Adwords para nuevas cuentas. Este es nuestro caso también en The Digital Angels. Estamos certificados por Google y te ofrecemos esos 120€ de bonificación en AdWords para que empieces a recibir clientes y pedidos a través de las búsquedas en Google.

Certificado Google AdWords

Google AdWords

 

 

 

 

 

Palabra de Ángeles…

¿Puedo montar un negocio en Internet?

¿Puedo montar un negocio en Internet?

¿Seré capaz de montar un negocio en Internet? Esta es la gran pregunta de todos aquellos que alguna vez han pensado en una idea para un negocio. Y también de todos aquellos que ya teniendo un negocio, se han planteado “digitalizarlo” y aprovechar las enormes oportunidades que pueden llegar teniendo presencia en la Red y haciendo bien las cosas.

La respuesta a esta pregunta es categórica. Seguro que SÍ. Lo complicado y costoso NO es montarlo. Lo complicado es hacerlo rentable y mantenerlo.

Montar un negocio en Internet tampoco es gratis, pero desde luego, ofrece enormes posibilidades de emprender con un riesgo muy controlado, y casi con cualquier presupuesto.

Todo dependerá de cuál sea tu idea de negocio así como su modelo y de las estrategias que elijamos. En realidad, ocurre lo mismo en el mundo off-line: existen multitud de actividades que pueden desarrollarse prácticamente (o sin el prácticamente) desde la nada, con la gran diferencia de que en Internet, su difusión puede ser exponencial si se hacen muy bien las cosas, y en el mundo off-line, puede costarnos mucho más tiempo y recursos conseguir una difusión equivalente.

¿Cuáles son las cosas en las que debemos pensar y debemos conocer antes de emprender en Internet? Pues son muchas, pero básicamente se pueden agrupar en tres temas principales:

La Idea de nuestro Negocio, el Mercado y la Competencia.

Debemos hacer una tarea de investigación y análisis, en general y en nuestro ámbito de competencia en particular. Saber si ya existe algo parecido (seguramente sí), con  qué jugadores competiremos, qué fortalezas y debilidades tiene cada uno de ellos, y cuántas visitas reciben. En definitiva, un análisis de nuestro mercado y uno o varios análisis DAFO. Que existan jugadores ya en el mercado haciendo lo mismo, no debe echarnos atrás. Es más, es señal de que la idea es viable y hay alguien haciendo negocio. Es posible que nos lleven mucha ventaja, pero en los negocios, eso puede ser una oportunidad de hacer las cosas de otra forma, en otro nicho, para otro público, sin que sea necesario casi competir, o compitiendo por el mismo cliente y ganando en innovación y en forma de hacer las cosas. Es bien sabido en los círculos de emprendimiento, que una idea en sí no vale nada. Es la forma de ejecutarla lo que le da valor. Es la forma de hacer las cosas de las personas detrás de la idea lo que marca la diferencia. Además, una de las grandes ventajas de hacer negocios en Internet es que podemos probar cosas diferentes y quedarnos con aquellas que nos den mejores resultados.

La Inversión Mínima.

Plan de Marketing Digital: Cómo vamos a difundir las excelencias de nuestro negocio, en qué canales, cuánto vamos a gastar en ello y cuántos visitantes vamos a conseguir con ese gasto. Es decir: Definir la estrategia de Marketing Digital. Medios, público objetivo, presupuesto, métricas y analítica digital…

Nuestro Sitio Web: Debemos pensar cuál es la mínima expresión del sitio web que hace posible poner en práctica nuestra idea y averiguar cuál es el coste aproximado de su implementación. ¿Qué necesito? ¿Una tienda on-line?, ¿me basta una página estática en HTML?, ¿necesito contenidos frescos y me basta con un sitio WordPress? ¿o necesito un sitio a medida que implemente mi modelo de negocio?… Su diseño y la Experiencia de Usuario (UX), va a determinar qué porcentaje de tus visitas, van a terminar comprando o contratando tus servicios.

Producto: Si vamos hacer venta de producto, necesitaremos un stock mínimo, o ¿quizá podamos trabajar con nuestros proveedores en dropshipping? Esto entra en la definición de tu estrategia de eCommerce, junto a otros muchos apartados importantes como la política de envíos, devoluciones, etc…

Los Números – El Plan Financiero.

Debemos ser capaces de hacer una estimación de ingresos y gastos al menos, al menos como flujo de caja, es decir, “el dinero que entra y el dinero que sale”…. Idealmente deberíamos elaborar una cuenta de resultados previsional así como un cash flow previsional.  ¿Cómo se hace esto? Pues por una parte investigando el mercado y por otra, estimando en el tiempo (mínimo un par de años mensualizados) cuántas visitas a nuestro sitio web podremos conseguir, y qué porcentaje de ellas van a suponer un ingreso para nosotros (y de qué importes). Por otro lado, tenemos que intentar estimar qué gastos vamos a tener para conseguir esos ingresos.

Todo este trabajo previo no debemos hacerlo sumamente complicado, ni, en principio, realizarlo al máximo detalle. Es para nosotros mismos, para saber si nos interesa o no lanzarnos a montar un negocio en Internet, o nos dedicamos a otra cosa. Pero es imprescindible hacerlo antes de dar ningún paso. Si las conclusiones de todo ello son positivas, aún quedarán muchos pasos que dar…

Palabra de Ángeles